Problemas en el valle

En el Valle Sagrado las cosas se ponían cada vez más difíciles. Al pueblo le faltaban los recursos necesarios para sobrevivir, y la única manera de conseguirlos era pasando por el Estrecho Maldito. Nadie tuvo la valentía suficiente como para ir hacia él, menos el guerrero Kuawe, hace un siglo.

Nadie supo más de él. Este problema estuvo presente de generación en generación hasta que Eldo, el heredero de la corona e hijo del rey Mailen inició su valiente viaje. Su padre le había dicho que no, pero finalmente tuvo que ceder. El joven tenía mucha seguridad en sí mismo, y a pesar de los riesgos que estaba a punto de tomar, él estaba decidido a afrontarlos. El 25 de junio del año 750 inició su marcha. Muy poca gente confiaba en él, pero una pequeña cantidad creía que podría devolver la paz al reino. El joven inició su viaje. Tardó dos días en llegar a su destino, hasta que cruzó el puente que separaba el valle del estrecho. Se internó en el bosque. En él encontró a un duende que lo llevó hasta la mitad del camino, ya que tras esa parte estaba presente M.E.F., el monstruo de fuego. Eldo estaba temblando, pero a su vez emocionado por la batalla. El inicio de la misma fue inesperado. El monstruo salió de una pequeña chispa de fuego. ¿Cómo un monstruo tan grande podía salir de una chispa de fuego tan pequeña? El joven ni se paró a pensarlo. Al aparecer, el monstruo le quemó parte del brazo izquierdo, pero él, con gran valentía, sacó su larga espada y lo cortó en dos. De repente, el Estrecho Maldito y el Valle Sagrado pasaron de ser oscuros y terroríficos a verdes y coloridos, y se poblaron con muchas plantas y un volcán, que simbolizaba la victoria de Eldo sobre el fuego. El muchacho, ahora rey, devolvió la paz al reino, que tanto tiempo la había extrañado.

Cuando una persona quiere mejorar su entorno, su sociedad o su grupo, a veces hay que tomar riesgos que impliquen lesiones, tanto físicas como psicológicas.

                                                     Daniel Casavieja, 1º F ESO

Ilustración de Alan Lee para la edición de Los hijos de Húrin, de J.R.R. Tolkien
Los hijos de Hurin
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s